Presentación

Bienvenidos a JUSTICIA EN VILO, un proyecto documental que aspira a proporcionar elementos que permitan responder una pregunta: ¿por qué el sistema de impartición de justicia en México es tan deficiente? Si queremos encontrar un mejor camino para solucionar nuestros conflictos por la vía institucional, es indispensable tener claro que hay un gran número de factores capaces de ofrecer una respuesta. A diferencia de lo que algunas personas piensan, no todo se explica a partir de la corrupción.

El entorno de inseguridad en que vivimos, una galopante impunidad y una delincuencia organizada lucrativa han sido el caldo de cultivo para que mucho trabajos de ficción y no-ficción se acerquen al fenómeno de la (in)justicia en México a partir del fracaso del derecho penal y del dolor de las víctimas. Estos dos enfoques son necesarios y hasta indispensables, pero no alcanzan a dar cuenta de los motivos por los cuales no podemos alcanzar un sistema de justicia funcional para las mayorías.

Quienes operamos el sistema de justicia (litigantes y juzgadores), ¿somos unos seres malvados que solo pensamos en joder a los demás? Quienes buscan una solución a sus conflictos dentro del sistema, ¿son sólo víctimas o de alguna manera contribuyen al problema? Quienes educamos a los operadores, ¿los preparamos bien o los malformamos? Quienes diseñan las leyes, ¿conocen lo que regulan o solo añaden obstáculos al problema? En general, ¿cuál es la contribución de cada persona para que al final nuestro sistema de justicia resulte tan decepcionante?

Es para tratar de responder algunas de estas preguntas que JUSTICIA EN VILO debe su existencia. La trinchera elegida para ensayar algunas respuestas no es la de un horrendo crimen en el que el Estado forma parte activa en su comisión o encubrimiento, sino una que suele recibir poca atención: la justicia laboral. Si bien somos muchos los que hemos sido víctimas de un delito (o lo hemos cometido), seguramente somos más los que estamos inmersos en el mundo laboral, los que día a día trabajamos para poder subsistir. Ya sea como empleados o como patrones, muchos hemos podido palpar lo difícil que es conseguir que se respeten derechos laborales mínimos (acceder a la seguridad social, laborar una jornada de ocho horas, recibir el pago de todo a lo que se tiene derecho, etc.) o hacer subsistir una fuente de trabajo en un entorno competitivo tan hostil. A pesar de lo que dice nuestra constitución, la precarización laboral es ahora la norma, lo que muchos padecemos todos los días.

Dentro de este contexto laboral, cientos de miles de juicios laborales se tramitan año con año en el país, juicios en donde ni los trabajadores ni los patrones encuentran una salida rápida y convincente a sus problemas. A semejanza de lo que ocurre con otros ámbitos del derecho, la justicia laboral es lenta, engorrosa, opaca, enrevesada, azarosa, incierta y alejada de la realidad, una descripción que casi cualquier persona que haya tenido que verse envuelta en un juicio puede reconocer. Pero ¿por qué es así?

Este proyecto aspira a encontrar algunas respuestas a partir de las miradas y las voces de quienes intervienen en la justicia laboral en una ciudad específica, miradas y voces que operan a diario en el mismo microcosmos. Este cruce de perspectivas intenta arrojar luz sobre una materia que tradicionalmente ha sido oscurecida de forma deliberada para impedir la comprensión, el escrutinio y la exigencia ciudadanas.

Sólo si somos concientes de todos los factores que inciden en la mala marcha de nuestro sistema de justicia podemos aspirar a generar estrategias adecuadas para cambiar las cosas. A lo largo de los últimos sexenios, esas estrategias de fondo han brillado por su ausencia. Es por ello que urge un mejor diagnóstico, y aunque este proyecto por sí solo es incapaz de brindar todas las respuestas, sí en cambio pretende aportar algunas. Como ha quedado más que claro en las últimas décadas, cambiar la constitución o las leyes no basta. Tenemos que dar muchas batallas en muchos frentes, y ésta es apenas una de ellas.

Financiamiento

Conoce más sobre como contribuir con este proyecto.